enfermedades neuromusculares

 enfermedades neuromusculares.

85

Enfermedad de Huntington, enfermedad de la neurona motora, esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson y otros trastornos.

La miastenia gravis es una enfermedad neuromuscular crónica autoinmune caracterizada por diversos grados de debilidad de los músculos esqueléticos (voluntarios) del cuerpo.

Enfermedad de la neurona motora Enfermedad de la neurona motora (también esclerosis lateral amiotrófica) Lea más en Virtual Medical Center Descripción Enfermedad de la neurona motora (MND) es el nombre que recibe un grupo de enfermedades en las cuales las células nerviosas (neuronas) que controlan los músculos se degeneran y mueren.

La enfermedad de Sever es una causa común de dolor en el talón, particularmente en los jóvenes y físicamente activos.

La enfermedad de Charcot-Marie-Tooth es un trastorno hereditario marcado por debilidad muscular lentamente progresiva en los pies, la parte inferior de las piernas, las manos y los antebrazos, y una ligera pérdida de sensibilidad en las extremidades, los dedos y los dedos de los pies.

La lepra ahora se considera una enfermedad rara en el mundo, sin embargo, no se ha logrado la erradicación de la enfermedad.

Terry White Chemists Baclofen Tablets – Medicinas del Consumidor Folletos informativos de medicamentos recetados y de venta libre

GenRx Baclofen Tablets – Consumer Medicines Folletos informativos de medicamentos recetados y de venta libre

La miastenia grave es una enfermedad muscular crónica que produce debilidad y fatiga anormalmente rápida de los músculos voluntarios.

Glaucoma es el nombre dado a un grupo de enfermedades oculares en las que el nervio óptico en la parte posterior del ojo se destruye lentamente.

56

La pérdida de la flexibilidad del tobillo es un problema común para las personas con enfermedad neuromuscular. Puede causar deformidad del pie, dolor y problemas para caminar. El propósito de esta revisión fue evaluar la evidencia con respecto a la efectividad de las intervenciones para mejorar la flexibilidad del tobillo en personas con enfermedad neuromuscular. Se incluyeron cuatro estudios en la revisión con un total de 149 participantes. Dos estudios mostraron que usar una férula nocturna no era más efectivo que no usar una férula nocturna para aumentar la flexibilidad del tobillo en 26 personas que tenían la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth tipo 1A. Un estudio mostró que los corticosteroides (prednisona) no mejoraron significativamente la flexibilidad del tobillo en 103 niños con distrofia muscular de Duchenne y el otro estudio mostró que aunque la cirugía ortopédica inicialmente aumentó la flexibilidad del tobillo en 20 niños con distrofia muscular Duchenne esto no se mantuvo a largo plazo. Esta revisión muestra que, actualmente, hay pruebas limitadas que respaldan cualquier intervención para mejorar la flexibilidad del tobillo en pacientes con enfermedad de Charcot-Marie-Tooth tipo 1A y distrofia muscular de Duchenne. Se necesita más investigación.

Insuflación-exsuflación mecánica para mejorar el aclaramiento de moco en personas con trastornos neuromusculares

Intervenciones para reducir las complicaciones neuromusculares adquiridas durante la fase aguda de la enfermedad crítica

La debilidad muscular es muy común en personas con esclerosis lateral amiotrófica (ELA), que también se conoce como enfermedad de la neurona motora (EMN). Un músculo débil puede dañarse si se trabaja demasiado porque ya está funcionando cerca de sus límites máximos. Debido a esto, algunos expertos han desalentado los programas de ejercicios para personas con ELA. Sin embargo, si una persona con ALS no está activa, se produce un desacondicionamiento (pérdida del rendimiento muscular) y debilidad por falta de uso, además del desacondicionamiento y debilidad causados ​​por la enfermedad misma. Si el nivel reducido de actividad persiste, muchos sistemas de órganos pueden verse afectados y una persona con ELA puede desarrollar un mayor desacondicionamiento y debilidad muscular, y se puede producir rigidez muscular y articular, lo que produce contracturas (distorsión y acortamiento anormales de los músculos) y dolor. Todos estos hacen que las actividades diarias sean más difíciles de hacer. Esta revisión encontró solo dos estudios aleatorizados de ejercicio en personas con ELA. Los ensayos compararon un programa de ejercicios con la atención habitual (ejercicios de estiramiento). Combinando los resultados de los dos ensayos (43 participantes), el ejercicio produjo una mejoría promedio mayor en la función (medida mediante una escala de medición específica ALS) que la atención habitual. No hubo otras diferencias entre los dos grupos. No se informaron eventos adversos debido al ejercicio. Los estudios fueron demasiado pequeños para determinar en qué medida el ejercicio para las personas con ALS es beneficioso o si el ejercicio es dañino. No se encontraron nuevos ensayos cuando actualizamos las búsquedas en 2012. Se necesita más investigación.

Un calambre es una contracción dolorosa repentina e involuntaria de un músculo. Muchas personas con esclerosis lateral amiotrófica (ELA), también conocida como enfermedad de la neurona motora (EMN), experimentan calambres durante el curso de la enfermedad. Estos varían desde calambres leves que no afectan las actividades diarias y el sueño, hasta calambres dolorosos y muy severos. Algunos medicamentos que se usan para tratar los calambres en personas sin afecciones médicas o con otras afecciones que no sean ELA se han probado en ensayos clínicos de ELA. Estos medicamentos incluyen vitamina E, creatina, quinidina y gabapentina. Otros medicamentos como sulfato de quinina, magnesio, lioresal, dantroleno, clonazepam, difenilhidantoína y gabapentina se han usado para tratar los calambres en personas con ELA, pero se desconoce su efectividad. En 2006 y 2010, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. Emitió advertencias sobre el uso de sulfato de quinina, que anteriormente era el medicamento más recetado para los calambres en EE. UU. Esta revisión buscó averiguar qué tan efectivos son los medicamentos y los tratamientos físicos para los calambres para las personas con ELA. Los revisores identificaron 20 ensayos controlados aleatorios en personas con ELA que comprenden un total de 4789 participantes. Solo un ensayo, del medicamento tetrahidrocannabinol (THC), investigó directamente la efectividad de una intervención para los calambres. Trece ensayos controlados aleatorios de ALS investigaron los calambres de forma secundaria entre otras variables. Los medicamentos comprenden vitamina E, baclofeno, riluzol, L-treonina, xaliproden, indinavir y memantina. Seis ensayos aleatorizados controlados ALS investigaron los calambres como eventos adversos. Los medicamentos comprenden creatina, gabapentina, dextrometorfano, quinidina y litio. Ninguno de los 20 estudios pudo demostrar algún beneficio, pero los estudios fueron pequeños. La evidencia actual sobre el tratamiento de los calambres en ALS es deficiente y se necesita más investigación.

La atrofia muscular espinal (AME) es una enfermedad neuromuscular severa que aparece en la infancia y la adolescencia y produce debilidad muscular progresiva. Hay tres tipos principales de SMA. El tratamiento farmacológico para SMA tipos II y III se analiza en una revisión Cochrane por separado. La edad de inicio de SMA tipo I, también conocida como enfermedad de Werdnig-Hoffmann, es antes de los seis meses. Los niños con SMA tipo I nunca podrán sentarse sin apoyo y generalmente mueren a la edad de dos años. Es una de las causas más importantes de muerte debido a una enfermedad genética en la infancia. Solo hubo un pequeño ensayo aleatorizado en la revisión original, que evaluó la eficacia de riluzol para 10 niños con SMA tipo I. En este ensayo, los tres niños del grupo placebo murieron, pero tres de los siete niños tratados con riluzol seguían con vida. a las edades de 30, 48 y 64 meses. Sin embargo, ninguno de los niños en el grupo de riluzol o placebo desarrolló la capacidad de rodar, sentarse o pararse. Por varias razones, la calidad general del estudio fue baja, principalmente porque el estudio fue demasiado pequeño para detectar un efecto y hubo diferencias iniciales que dieron como resultado un riesgo de sesgo. La evidencia es insuficiente para recomendar riluzol para SMA tipo I. No se identificaron ensayos adicionales para esta actualización de 2011. No se ha demostrado que ningún tratamiento farmacológico tenga una eficacia significativa para SMA tipo I.

Alimentación enteral (alimentación por sonda) en personas con esclerosis lateral amiotrófica, también conocida como enfermedad de la neurona motora

Factor neurotrófico ciliar (CNTF) para la esclerosis lateral amiotrófica, también conocida como enfermedad de la neurona motora

5